¿Es posible reducir el tiempo de inactividad de las empresas?

En el mundo industrial, el tiempo de inactividad de las máquinas es un problema común, consecuencia de los métodos de mantenimiento desactualizados. Los métodos de mantenimiento más usados ​​son el reactivo y el proactivo. 

En el método reactivo, los problemas son detectados por los trabajadores una vez que la máquina falló y la producción ya se arruinó, aumentando el tiempo de inactividad mientras se intentan arreglar los problemas y una disminución de la productividad esperada.

El método proactivo, en cambio, busca detectar los problemas con anticipación llevando a cabo tareas de mantenimiento; pero tampoco es capaz de predecir la mayoría de las fallas. Las buenas intenciones no alcanzan, hace falta más información.

Los datos del estado de las máquinas permiten detectar fallas y disminuir el tiempo de inactividad

Los dos métodos mencionados se enfocan en las fallas o bajos rendimientos en vez de detectar los problemas potenciales antes de que surjan, mientras que existe un tercer método de mantenimiento que sí lo hace: el predictivo. 

Este método utiliza herramientas modernas y tecnológicas para medir la vibración, analizar el aceite, la termografía y los datos de ultrasonido para poder predecir y prevenir fallas a través de pronósticos del funcionamiento de las máquinas. Pero… ¿cómo enfocarse de lleno en el estado de salud de las máquinas?

En Maper ofrecemos esa pieza que falta: a través de nuestros sensores que obtienen datos en tiempo real, se pueden detectar y corregir con anticipación las posibles fallas en las instalaciones y equipos de las compañías, evitando el problema de raíz.

La tecnología que poseen nuestros sensores ofrece múltiples beneficios. En primer lugar, permite que los trabajadores identifiquen los problemas, diagnósticos y soluciones en el momento que son detectados por nuestros algoritmos basados en Inteligencia Artificial. En segundo lugar, el monitoreo continuo deja ver cuáles son las máquinas que sufren estrés por ineficiencias, permitiendo entender cuáles son los puntos débiles y cómo suavizarlos, evitando retrasos y tiempos de inactividad. En último lugar, los sensores permiten verificar la efectividad de las modificaciones manuales en las máquinas realizadas por los trabajadores. 

Por más de que sea imposible reducir la inactividad al 100%, tomar medidas para atacar este problema tendrá un gran impacto en los ingresos y la productividad de las compañías.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *